miércoles, 10 de septiembre de 2014

Capítulo Primero. Observando los ejércitos en el campo de batalla de Kuruksetra


El Capítulo primero de la Bhagavad Gita nos muestra una descripción de la escena, justo antes de la batalla en el campo de Kuruksetra, Es decir, como si de una película se tratara hace un repaso a las principales personalidades allí presentes, dispuestos en dos bandos de conflicto, los Pandavas y los Kurus.

Para comprender más extensamente el motivo de esta división familiar y de este conflicto armado que acabaría con la aniquilación en primera instancia de la disnastía Kuru y más adelante de toda la dinastía Yadu, a la que el propio Krisna pertenecía, es recomendable la lectura completa del Mahabaratha, la gran historia épica que narra la historia de la relación entre los cinco hermanos Pandavas: Yudhisthira Arjuna, Bhima, Sahadeva y Nakula, hijos de la Reina Kunti y esposos de Draupadi, detonante final del conflicto; con el Rey Dhrtarastra ciego de amor por su hijo Duryodhana, quien por envidia quiere arrebatar el reino a los hermanos Pandavas, legítimos herederos e hijos del rey Pandu, que tras morir, dejó como herederos de su reino a sus hijos, en tanto eran mayores; siendo el mismo regentado por Dhrtarastra.

Tras perder el reino en una partida amañada de dados y ser condenados al exilio durante 13 años, a la conclusión del mismo, los cinco hermanos Pandavas regresan para recuperar su reino, tal y como fue acordado en la apuesta. Pero Duryodhana, ávido de poder y de hacerse con el gobierno del reino de los Pandavas, les niega tal derecho rompiendo el pacto y deshonra a la esposa de estos, Draupadi, intentando que quedara desnuda ante la asamblea de Kurus y Pandavas.

Este capítulo primero podría dividirse en varias secciones:
Verso 1, pregunta de Dhrtarastra  a Sañjaya, su secretario.
Versos del 2 al 11. Presentación de los ejércitos
Versos 12 al 19. Comparación de fuerzas.
Versos 20 al 30. Desánimo de Arjuna.
Versos 31 al 46. Motivos de Arjuna para no pelear.

El eje central de la historia gira entorno a la conversación trascendental entre Krisna y Arjuna. En esta Arjuna, un alma completamente liberada, es cubierto por la ilusión con el pretexto de que Krisna, destruyendo sus diferentes argumentos, nos muestre el camino para alcanzar el auténtico objetivo de la vida, como es conocer y amar a Dios a través de su servicio devocional o Bhakti Yoga. A esto es a lo que se le denomina Proceso de Conciencia de Dios o Proceso de Conciencia de Krisna, el proceso a través del cual nos liberamos de los sufrimientos provocados por el nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte, alcanzando así el ser individual su auténtico estado de realización o posición constitucional.

En sucesivas entradas analizaremos las diferentes secciones y versos claves de este capítulo.